Debido a la contingencia, me encuentro atendiendo solo de forma online a adultos

La Terapia Cognitivo-conductual considera que las personas a partir de nuestra herencia y temperamento interactuamos con el  entorno, aprendiendo pautas de comportamiento, tanto beneficiosas como perjudiciales para nosotros mismo y/ o para los demás.

Cada uno de nosotros interactuamos con otros, ya sea dentro de la familia, , en el colegio, y en sociedad. Así adquirimos nuestra forma de   pensar, sentir y actuar ,aprendemos como resolver problemas y conflictos. 

El enfoque cognitivo-conductual investiga cómo aprendemos, es decir los principios que explican el aprendizaje, tanto de comportamientos deseables como perjudiciales. Nuestros aprendizajes tienen que ver con nuestra historia y genética. Siendo seres únicos no todos resolvemos del mismos modo, ni reaccionamos ante una misma situación de igual manera. 

Algunos de estos aprendizajes nos ayudan a sentirnos bien, a relacionarnos adecuadamente con los demás y a lograr lo que nos proponemos. Otros en cambio, nos generan dolor, resentimiento, dañan nuestra salud y nuestras relaciones interpersonales

A la modificación de nuestros pensamientos, de nuestra forma de ver las cosas, se le denomina TERAPIA COGNITIVA.

El objetivo de  la terapia es simplemente que el paciente analice dichos pensamientos y aprenda a cambiar las reacciones, emociones y comportamientos, para aprender una nueva forma de hacerlo, y como enfrentar situaciones futuras.

La Terapia Cognitivo-Conductual, tiene características diferentes a otras terapias, es de corta duración, en comparación con otras modalidades de psicoterapia.

El psicoterapeuta intenta averiguar qué es lo que su paciente desea de la vida, o sea, cuáles son sus objetivos para tratar de ayudarle a conseguirlos . El rol del terapeuta es asesorar y acompañar en los cambios que se desean, generando una relación colaboradora entre ambos, complementa la escucha con intervenciones que promueven no solo la reflexión sino además la acción. 

Los cambios requieren del paciente un compromiso y que sea protagonista de este cambio, no puede limitarse solo a concurrir a las sesiones debe realizar cambios graduales en su vida cotidiana, el paciente deberá expresar sus preocupaciones, aprender, y sobre todo, aplicar lo que va aprendiendo.

Se incluyen tareas para realizar entre las sesiones, como forma de poner en práctica los aspectos trabajados en la sesión   Es una terapia activo-directiva.

Pueden asistir a este tipo de terapia una persona, una pareja, una familia o un grupo.  

Está orientada al presente. Reflexionar sobre el pasado solo como finalidad de generar cambios en el presente en pro de una vida más plena y gratificante.

La terapia será efectiva en la medida que el paciente logre las metas que se propuso y mejore su calidad de vida.